miércoles, 26 de agosto de 2015

LA TRANSICION: Compartiendo algunas de las premisas del anarquista Piotr Kropotkin. De la urgente necesidad de enfocarnos en nuestra transición economica; para que nuestras ideas politicas puedan prevalecer.

  Aunque nosotros los idealistas del socialismo bolivariano del siglo XXI, no compartamos la idea de una nación sin Estado, tal lo como lo establecieron los teólogos de la extinta teoría anarquista; no podemos menospreciar sus principios mutualistas. 



  El anarquista Piotr Kropotkin, en su libro "El Gobierno Representativo (1882)";  afirma, que para que nuestra Doctrina Social Bolivariana se profundice y perdure en el tiempo es necesario la transformación del actual viejo sistema económico del capital a nuestra nueva doctrina económica social; sino, advierte, nuestra doctrina política se convertirá en simple letra muerta, o "pensamiento muerto".

  Es necesario empezar a adecuar toda nuestra estructura de Estado social, a los conceptos fundamentales de nuestra doctrina económica social: La propiedad colectiva, el trabajo cooperativo, y el intercambio de bienes y servicios sin ánimos de lucro; son algunos de estos principios económicos que sustentan este nuevo sistema. Los mismos deben convertirse en pilares de la gestión económica de nuestras organizaciones sociales para que ellas se transformen en el sustento económico de nuestra nación, y así, nuestra doctrina social bolivariana perdure en el tiempo y en el espacio.

  Las instituciones del Estado, originadas para satisfacer las necesidades de gestión propia del viejo sistema de capitales; deben ser reformados en sus cimientos, para que las mismas involucren al mismo tiempo, pero como primera opción la gestión de nuestras organizaciones sociales y de su economía social; esto es necesario, para que los actores de nuestra nueva economía social crezcan y se desarrollen consistentemente a las vertientes del pensamiento  de nuestra doctrina política.

  En esta primera etapa, nuestro Estado Social, requiere el lidiar con las nuevas circunstancias que encontramos en un sistema económico en transición. Los problemas inherentes al primero, que no desea desaparecer, y utilizara todos los mecanismos perversos del cual dispone para negarse al cambio, tanto de los actores del capital como de las instituciones del Estado que la emplean y regularizan y por otra parte, el de una nueva economía que históricamente nació para contrarrestar a aquella, pero que por la hegemonía de esta, ha sido pisoteada, vilipendiada y marginada. Por lo cual, nuestro Estado social debe asumir el rol de emancipador y promotor de la economía que le es afín a su propuesta política.

  Nota a parte, he de mencionar; honrar y admirar los esfuerzos de la empresa socialista estatal "Lacteos los Andes"; en mantener precios verdaderamente asequibles y sorprendente mente competitivos con relación a otras empresas del mismo ramo; una verdadera bofetada a la dogma del libre mercado. Una empresa emblemática de nuestro Estado social, digno de resaltar y estudiar.

lunes, 24 de agosto de 2015

LA TRANSICIÓN: Hacia el proceso de disminuir la influencia de los actores del capital. Primera parte: Las firmas personales: del cohecho a la coerción.

    En el proceso de disminuir la influencia doctrinaria del capital, debemos involucrar varios elementos de reforma que son necesarios, primero para mitigar viejos hábitos viciados de nuestra vieja doctrina, con los llamados "empresas de maletín", y sus secuelas del cohecho.  Y por otra parte, la promoción de la figura de las firmas personales (el individuo como emprendedor de ideas, inventivas o innovaciones) como requisito indispensable para ejercer la función de patriotismo pleno en el caso del individuo y apoyo irrestricto por parte de nuestro Estado social.

  Ahora bien, porque esto; les puedo dar varias razones: primero, la figura de las firmas personales obliga al individuo, como emprendedor de ideas e inventivas; el involucrar todo su patrimonio personal. Y desde luego, nadie arriesga su patrimonio al menos que no este convencido de su pasión y del logro de sus objetivos individuales. Por otra parte, en el caso de las compañías anónimas; el individuo solo esta coercionado por el mero valor de sus acciones; por lo cual, solo esta interesado en los dividendos o la renta que este le proporcione. 

  La figura de las compañías anónimas solo puede permitirse cuando se cumplan dos condiciones importantes para el saneamiento de nuestra economía y su transición: primeramente la existencia de un tercer individuo que figure como factor y en la cual sus propietarios otorguen poderes de gestión, el alcance de este poder, es indistinto. Esto, para evitar que los propietarios y sus gestores sean el mismo individuo.  Y por otra parte la existencia del establecimiento físico, o inmueble de índole comercial; en el cual deba existir todo un régimen de fiscalización para que la misma cumpla con los estándares de seguridad y protección social. Previamente, el monto o la cuantía del capital social; debe ser lo razonablemente suficiente en función de su actividad, y la misma, auditado por profesionales que empeñen su fe pública en la fiabilidad de este patrimonio inicial.  

   Nuestro Estado Social, debe ser muy celoso, en el estricto cumplimiento de estas condiciones, la misma permitirá; identificar plenamente a los actores del capital en función de sus verdaderos intereses, y mitigar malos hábitos, que por años nos han perjudicado; solo así es posible des enmascararlos y resarcir parte del daño ético y moral que le han hecho a nuestra nación. 


martes, 18 de agosto de 2015

LA TRANSICIÓN: Mitigando al egoísmo individual en la convivencia económica mediante los valores afectivos de nuestra doctrina social bolivariana. Una propuesta con base en las premisas de Adam Smith.

   La ética en el comercio, ha sido la manzana de la discordia entre los principales teólogos de la economía moderna actual; pero es Adam Smith, en su libro "Teoría de los sentimientos morales" (1759); quien concluye que la moral en las relaciones comerciales es la forma más idónea de mitigar el egoísmo individual, y su implantación sustenta las bases de una economía con justicia y ética social. 


La economía de una nación socialista, sustentada en organizaciones sociales, obliga a su Estado Social, el lograr un equilibrio armónico entre el egoísmo natural de sus individuos y su convivencia económica social; en función de que el mismo anteponga sus valores y principios morales; sobre sus intereses individuales. En una relación donde predomina valores afectivos como la EMPATIA, en nuestra formula doctrinaria.  
   
Debemos entonces diferenciar, al individuo como herramienta de cooperación; emprendedor y precursor de ideas nuevas e innovadoras; donde el Estado social, debe fungir como apoyo o apalancamiento y orientador de este acto propio del individualismo; y a la vez, nuestro Estado social como promotor de conductas afectivas que permitan la convivencia económica con justicia y ética social. Llegando a si a la colectivización de sus beneficios en ambos sentidos, en una relación del tipo MUTUALISTA.    

  Nuestra doctrina social social bolivariana, debe valerse de técnicas de dinámica de grupos y de herramientas para aprender a pensar, que induzcan la formación de valores afectivos, en las que el individuo social anteponga las necesidades del otro, ante que los suyos, aun cuando para ello, no obtenga un beneficio inmediato.

  La conciencia social bolivariana, del hombre nuevo, la sociedad nueva; con conductas afectivas propias del ejercicio de nuestra doctrina, entiende que actividades como la especulación y el contrabando son acciones que deshonra y perturban nuestra convivencia económica social, y por lo tanto, la misma representa una traición a la patria; un negado hacia nuestra doctrina social bolivariana, que se traduce en la condena moral de nuestra sociedad bolivariana, y en acciones coercitivas y de re-educación doctrinaria por parte de nuestro Estado social. 

  Nuestra sociedad bolivariana, nacida en transición y amantes de nuestra doctrina social bolivariana, asumen el ejercicio de la empatía, como un ejercicio de moral cotidiana; la misma hace de escudo y protección ante conductas propias de los actores del capital. Y permiten una verdadera convivencia con ética social. 
  
Bibliografía: Adam Smith: "Teoria de los sentimientos morales"  Introduccion de Eduardo Nicol. Traducción de Edmundo O` Gorman. Colección Popular. Fondo de la Cultura Económica. México. Primera edición en español. (El colegio de México) 1941. Primera reimpresión 1979.

martes, 11 de agosto de 2015

LA TRANSICIÓN: Encauzando el sueño bolivariano mediante la Doctrina Social Bolivariana en el currículo educativo venezolano.


   La Doctrina Social Bolivariana, debe encauzar los esfuerzos de nuestra generación de relevo en función de lograr el sueño bolivariano, de felicidad plena, de un vivir viviendo; al individuo como un instrumento cooperador en el desarrollo de una nación bolivariana de progreso con justicia social. Pero esto solo es posible, si el mismo se encuentra inmersa en el currículo educativo venezolano.

  
 Nuestro Estado social, debe proveer de los principios y valores socialistas de educación para el trabajo cooperativo; y del comercio con justicia y ética social, para que estos se conviertan en estandartes del desarrollo armónico de la gestión, cogestión y autogestión de las empresas u organizaciones sociales, comunales o de índole estratégicas. Claro esta, sin olvidar, que el ejercicio de nuestra Doctrina Social Bolivariana; es una actividad que logra avivar los sentimientos patrios mas puros de nuestro glorioso pueblo; resaltando los pensamientos de nuestros próceres que la historia escrita revela en virtud de los distintos acontecimientos, circunstancias y vicisitudes que lograron superar con éxito; pero también educando con sus errores; en función del análisis e investigación; de sus causas y consecuencias. 

   Ambas tendencias en los pensamientos deben coexistir simbioticamente; convertirse en letra viva; y llevados a nuestra cotidianidad; y aquí nuestro currículo educativo tiene un principal rol. La conciencia social bolivariana del hombre nuevo, nacido en transición bajo nuestra doctrina social bolivariana; debe discernir las consecuencias de una determinada conducta individual; en función de que el mismo nos honra como dignos patriotas y herederos de una patria gloriosa o simplemente nos lleva a la deshonra y la humillación de nuestra sociedad bolivariana.

    En función de nuestra doctrina, una conducta meramente antisocial; representa una traición a nuestros principios y valores bolivarianos. Pero también representa un acto de traición a nuestra doctrina; la conducta de venezolanos, en los cuales nuestro Estado Social, ha invertido recursos en su preparación intelectual, y simplemente han decidido ser útiles en otro país, distinto al suyo; o de aquellos que saquean nuestros recursos naturales, o libran una mala gestión de los recursos de su nación. Nuestro Estado Social, esta obligado a corregir y rectificar tales conductas, mediante su re-educación doctrinaria; pero también premiar a aquellas conductas que ensalzan los principios y valores bolivarianos.    

    Alcanzar el sueño bolivariano de una nación de progreso con justicia social, requiere de nuestros jóvenes un manejo diestro de sus valores y principios, pero además de esto, alcanzar los méritos necesarios y honrar y dignificar el esfuerzo por alcanzarlos. Pero también de educadores que conozcan a plenitud lo que se quiere alcanzar con el ejercicio de la doctrina social bolivariana y de un Estado Social correctivo de sus desviaciones y gratificador de sus mas destacados ejemplos.

   Camaradas, es necesario resaltar la meritocracia bolivariana, como un reconocimiento al esfuerzo por alcanzar la calidad educativa de nuestra nación socialista. No olvidemos que la eficiencia y eficacia de nuestras instituciones sociales se mide por las habilidad y pericia de sus individuos en lograr las metas u objetivos propuestos.

  Finalmente, en contraposición tenemos el paradigma del "sueño americano"; y de sus ideas de fortunas, de lujos y bienes suntuosos, de venezolanos resueltos a alcanzar estos sueños propios del pitiyanque; satirizando los esfuerzos de nuestro Estado Social por inculcar la doctrina social bolivariana en nuestro currículo educativo. A ellos, solo resta, el apaciguar sus corazones anglosajones, con la canción metáfora de nuestro canta autor ALI PRIMERA: "CANCIÓN BOLIVARIANA" y recordarles que este sueño ya tiene muchos años de luchas y de sangre de verdaderos venezolanos patriotas, derramadas por la injusticia pitiyanque de la cuarta república; y que ahora es el momento de materializar nuestro sueño. 


      

miércoles, 5 de agosto de 2015

LA TRANSICIÓN: Revelando la verdadera fortaleza económica de un Estado Socialista: Su vocación agrícola y su incidencia en la compensación por el trabajo

 Un Estado Social, es en esencia un Estado Agrícola; Cualquiera, que este comprometido con la transición, y no este consciente de este hecho; simplemente se convierte en un factor negado a la misma; y por ende, cualquier conducta que no tenga presente esta premisa., sencillamente va hacia el fracaso del proyecto en general, y de sus ideas en particular.

  Ahora bien, esta premisa es viable; en función de que nuestro Estado Social, tenga el dominio sobre los factores de producción primarios; de allí el esfuerzo de nuestro comandante supremo en la eliminación de los latifundios, y de la cultura latifundista en Venezuela. De allí la preocupación de nuestro amado arañero de sabaneta por cada hectárea de tierra cultivable de nuestro país abandonada y desolada por la mezquindad o por nuestra propia decidía.

  Solo un Estado social, con vocación agrícola es garantía de soberanía alimentaria, por lo que nuestra estructura burocrativa debe girar en función de este objetivo; oiga se bien; si no logramos convertirnos en un Estado Agrícola, es poco lo que podemos hacer para lograr nuestra independencia económica. Y en esto nuestro comandante supremo, estaba bien claro, la creación de PDVSA AGRICOLA, define su plan estratégico para elevar la agricultura venezolana a la par de nuestras empresas básicas; y esto conlleva a definir toda una estructura análoga al éxito y desempeño que ha tenido nuestra empresa petrolera. Pero mas aún, debemos incluir dentro de la misma; todo su sistema de seguridad y salvaguarda, por medio de LA CREACIÓN DE UNA GUARDIA NACIONAL AGRÍCOLA, que garanticen de manera especial su patrimonio y su actividad segura, de agentes externos e internos que solo buscan perjudicarla.

   El enfoque de nuestro comandante supremo, cuando en el 2007 dio nacimiento a esta institución es contundente: PDVSA AGRICOLA, debe convertirse en el eje motriz de nuestra industria agropecuaria; estamos obligados a la materialización de sus principios fundacionales en el menor tiempo posible; y eso requiere del esfuerzo de venezolanos nacidos en transición y amantes de nuestra doctrina social bolivariana. Y mas aún del apoyo y la experiencia de nuestros aliados; expertos conocedores de la ciencia y tecnología necesaria para el desarrollo sustentable de nuestras tierras, bajo el contexto del plan de la patria, es decir cuidando el equilibrio ecológico de nuestra naturaleza. 

     Cuidemos y desarrollemos a esta institución con la misma vehemencia y adoración con la que velamos a nuestras empresas básicas; pues ella es la verdadera garantía del éxito de un Estado Social, con vocación agrícola. 

   Por otra parte el modelo de un Estado Agrícola, nos va a permitir incidir directamente en la calidad y cantidad de bienes requeridos para satisfacer la compensación o contra prestación por el trabajo. Nuestro Estado social, debe considerar antes de realizar cualquier variación cuantitativa en su valor nominal; su capacidad para producir bienes y servicios primarios que permitan un intercambio justo y en cantidades razonables entre este y la compensación o contra prestación por el trabajo. Una estrategia reconocida por las economías del capital, pero también por nuestras economías de tendencia  sociales.

  La nueva conciencia social bolivariana del hombre nuevo, la sociedad nueva; debe resaltar el valor y la importancia estratégica de producir un costal de papa, cultivada en nuestra tierra, tanto o mas que el de un barril de petroleo extraídos de su subsuelo. En esta etapa, nuestras industrias básicas se deben  convertir en el factor de apalanca miento necesario para este salto adelante.  

  Camaradas, es hora de colocarnos nuestro sombrero de paja y cantar al unisono de la canción "vamos gente de mi tierra" de nuestro cantautor Ali Primera., para re impulsar nuevamente el proyecto de PDVSA AGRICOLA; como el eje motriz que va acelerar la integración, coordinación y salvaguarda todos los esfuerzos por garantizar verdadera soberanía alimentaria a muy corto plazo.


 

miércoles, 29 de julio de 2015

LA TRANSICIÓN: ¿Condicionando al individualismo como herramienta de nuestra doctrina económica social bolivariana?


 El Individualismo..... básicamente la doctrina del capital esta fundamentada en esta premisa., ahora bien, no es suficiente para la transición estar consciente de este hecho; los individualistas asumen que su filosofía es la que actualmente se encuentra vigente; que incluso países como China, están pasando por una transición de la colectivización hacia la individualización de los factores de producción. Solamente Cuba., mantiene esta premisa. 


  Sin embargo, ¿es el individualismo, negativo para nuestra transición?; aunque por lo general se lo relaciona con el egoísmo, el ejercicio del individualismo a significado por lo general la génesis de toda iniciativa a la capacidad inventiva humana, y el fundamento de los derechos humanos universales.  

  Pensemos un poco, el individualismo no es el origen de todos los males del capital; es simplemente un instrumento, que de acuerdo a como lo utilicemos, servirá para nuestros propósitos sociales en la medida que lo canalicemos para tal fin.

 Nuestros aliados y lideres de la República Popular de China, lo han entendido bien; pero existe una gran diferencia entre la filosofía individualista China y la filosofía individualista occidental. La primera esta sembrada sobre la base doctrinaria de su comunismo - socialismo. El individualismo existe en China, claro que sí, pero bajo el contexto del patriotismo pleno y el apoyo irrestricto del Estado Comunista Chino. Es tan arraigado su doctrina, que la traición misma a sus principios; muchas veces se resuelve con la decisión existencial de sus individuos. 

 Sustentados, en esta hipótesis; imaginémonos a un emprendedor venezolano de apellido Mendoza; nacido de una sociedad venezolana fundamentada en la doctrina social bolivariana y cuyas organizaciones económicas están sustendas en organizaciones sociales; con valores y principios cooperativos cultivados en las escuelas y universidades. La primera opción de este joven emprendedor, bajo este sustrato, es la de organizar una empresa de propiedad social  comunal y solicitar el apoyo de su Estado Social. Su sueño es la de satisfacer a su comunidad de necesidades de bienes y servicios necesarios; utilizando como herramientas la ciencia y tecnología. Su meta, lejos de ostentación de fortunas y de bienes suntuosos; es la de mejorar su calidad de vida, el vivir bien; alcanzar la felicidad plena de su familia y la de su comuna.  

  No estoy hablando de utopías, es mucho lo que tenemos que trabajar; el estudio hacia la organización del colectivo en una solo cuerpo pensante requiere de mucho esfuerzo y estudios. Las ramas de las ciencias sociales tienen aquí un rol importante;  la individualizacion como una herramienta va a permitir la canalización del colectivo hacia la materialización de una idea, de una inventiva. Y eso se traduce en bienestar social. 

  El individualismo, como herramienta, nos va a permitir organizar a nuestras comunidades en función de una idea, una iniciativa, de una inventiva; eso si; sembrados en tierras abonadas por nuestra doctrina económica social. Bajo este esquema, la noción colectiva mantiene su sustento, y el individualismo es solo una herramienta social. 



lunes, 20 de julio de 2015

LA TRANSICIÓN: ¿Construyendo la medicina alternativa a los males económicos del capital?

   Durante muchos años, le hemos inculcado a nuestra población, la premisa del desastre económico que representa la doctrina del capital; y la bondades de una economía socialista. Sin embargo, no desarrollar una doctrina de economía social; que sustituya a la actual doctrina económica imperante y se muestre en consonancia a nuestra metas y propuestas; resulta en una gran contradicción, que en nada nos beneficia.


  Es claro reconocer las diferencias notorias, entre las metas que se pretende alcanzar al adoptar organizaciones sustentadas en el capital; y al adoptar organizaciones sociales, cuya meta es la satisfacción de las necesidades comunes de todos sus involucrados; muy lejos de ideales de ostentación de fortunas y bienes suntuosos.

  La falta de una doctrina de economía social,  a hecho aflorar rencillas  e insatisfacciones entre nuestra población y los propietarios y sus gestores de los bienes de capital. Muy a pesar de los fueros laborales que nos han permitido inclinar la balanza hacia los nuestros; la carencia de medidas alternas que representen lo que pretendemos instruir; nos ha llevado a una situación absurda y famélica de los motores que impulsen nuestra economía.

  Es clara la situación de desventaja en la cual nos encontramos; no podemos sembrar la semilla de nuestra transición en el estrato de la doctrina económica actual y pretender que la misma germine y florezca. No se trata de cambiar a propietarios y gestores negados a la transición por nuevos propietarios y gestores secundados por nuestra doctrina política; esto solo nos permite cambiar la forma, pero no el fondo de nuestra disyuntiva.

  Ahora bien, y esto merece un análisis concienzudo: Bajo el contexto actual, de la doctrina económica venezolana, sustentada en viejos esquemas de organizaciones del capital, no es mas conveniente a nuestra transición, permitir el desarrollo paralelo de este viejo esquema, mientras establecemos las bases de nuestra doctrina económica social, y que progresivamente, producto de la dinámica de nuestra transición, la nuestra termine sustituyendo a aquella, restando su influencia y engullandolo como macrofagos a células extrañas, en una respuesta natural de nuestro cuerpo social; dejando atrás viejos remedios y brebajes que lejos de sanar, solo han procurado agravar la enfermedad. 

  Construyamos pues, nuestra medicina alternativa; una nueva doctrina económica social; la misma que nos va a permitir sentar las bases de una verdadera economía social viable y sustentable; y permitamos que por los momentos los actores del capital sigan jugando con sus mismas reglas, pero tengamos especial cuidado con aquellos propietarios y sus gestores renuentes a la transición que solo buscan defender a toda costa el status quo de su vieja doctrina. A ellos, solo nos queda armarnos de valor y enfrentarlos con firmeza y justicia, tal como nos enseño nuestro comandante supremo.