viernes, 7 de abril de 2017

LA TRANSICION: Hacia el proceso de disminuir la influencia de los actores del capital: VI PARTE: Del Estado Neocolonizado al Estado Trascendentalista; El individuo consumidor como sujeto trascendido. De las premisas que sustentan nuestra doctrina social bolivariana.

 

El hedonismo como doctrina del sujeto económico primitivo ha figurado como el moderno opio que por muchos años ha adormecido nuestras capacidades cognoscitivas para resolver, entre otras cosas, nuestras necesidades mas primarias. Solo una conciencia critica, reaccionaria y radical nos va a permitir romper tal paradigma y entender que nuestra nación ha sido procreado no para convertirse en una vulnerable sociedad hegemonica de  sujetos económicos primitivos. Sino mas bien, en una nación donde las interacciones económicas están enmarcados en función de principios afecto-asertivos; del deber ser de los principios cristianos y morales; fundamento de nuestra doctrina social bolivariana. En función de los objetivos trascendentales de una patria grande, enarbolados en la bandera de Simón Bolívar y siempre considerando las angustias de ambos individuos, y respetando su dialéctica.


Aquí encontramos la divergencia actual, en cuanto a dos situaciones económicas perfectamente definidas: Por un lado el desarrollo de una economía nacional - socialista; de corte humanista y ecológica que lucha por trascender hacia sus linderos históricos - culturales definidos en nuestra doctrina social bolivariana como la patria grande. Y por el otro la acción hegemonica de las sociedades de individuos productores, en su poder de imperio, visión unipolar y doctrina económica que institucionaliza la desigualdad social y la pobreza. Con toda su estructura transculturizadora y generadora de sujetos económicos primitivos; una especie de individuos de existencia in-autentica y filosofía hedonista, fervientes defensores de la posición y visión imperial de estos países.

Ahora bien, es necesario comprender, que para que un Estado se convierta en un Estado Trascendental, primero debe asegurar su autonomía alimentaria, y convertirse en la Madre Patria afectiva y exigente hacia sus hijos nacidos en Bolívar. Pero consecuentemente, necesita que sus individuos consumidores adopten roles de sujetos trascendidos. Solo cuando un individuo consumidor, en un momento y coyuntura determinada asume posiciones de vanguardia, en la actividad humana que ha tomado para si como su forma de vida, se convierte entonces en un sujeto trascendido.


Una característica relevante del sujeto trascendido, es su habilidad notoria en cuanto a la actividad humana que desempeña y su capacidad innovadora y vanguardista. Un total desapego a la doctrina hedonista y por lo general, son dedicados y aplicados en su actividad, que muchas veces rayan en obsesión. Su trascendencia depende en buena medidas de un Estado con objetivos trascendentales. 

Nuestro Padre Doctrinario, es en sí un sujeto trascendido; el mismo cumple con todas estas características en cuanto a la actividad de transformar los procesos políticos de su patria; hacia destinos mas humanistas, sin desigualdad social ni pobreza.

Ahora bien, y debemos preguntarnos, bajo el precepto de "madre patria", ¿es nuestro país el llamado a defender el legado de nuestro libertador?...  y si es así....   ¿no es imprescindible convertirnos en un Estado trascendental, en función de su capacidad orientadora hacia nuestros individuos productores  y los individuos consumidores como sujetos trascendidos?.  Solo como un Estado trascendental, es posible preservar el legado de nuestro libertador. Es aquí donde nace todo precepto de conciencia patria: Una patria grande enarbolada bajo un pensamiento radicalmente latinoamericano. Es la patria grande del mestizo, del indio y  de nuestros afrodescendientes. Nuestro padre doctrinario supo entenderlo a la perfección.

La siguiente premisa económica, reviste importancia relevante, porque representa la piedra angular para que todo Estado social, asuma posiciones trascendentales: Un país potencia no es viable sin un Estado trascendente y por ende, un Estado trascendental no es viable sin sujetos trascendentales y trascendidos. 

Tanto para los individuos productores como sujetos trascendentales, como para los individuos consumidores como sujetos trascendidos, la conciencia patria no es mas que la materialización del sueño de bolívar de una patria grande. Por lo que la siguiente premisa, reviste una particular importancia en cuanto a la relación de las angustias trascendentales de los individuos productores, pero también de los sujetos trascendidos con la materialización del sueño de Bolívar de una patria grande.  La conciencia de una patria grande es la doctrina bolivariana que unifica esfuerzos que permiten a un Estado su necesaria trascendencia, por lo que un Estado en búsqueda de su trascendencia, debe velar por el desarrollo de ambos sujetos que se angustian por trascender. 


En este punto, debo recalcar, la importancia expresa que tienen nuestras instituciones educativas y las alianzas con nuestros aliados que comparten nuestros principios para contribuir al desarrollo de actividades vanguardistas de nuestros sujetos trascendidos. En este hecho tan particular, nuestro aliada China, ha sabido repatriar a sus sujetos trascendidos, cultivando en ellos la conciencia patria hacia su madre patria, para convertir a China en un Estado trascendental.
  
Finalmente, tomando un pensamiento de nuestro ilustre latinoamericano José Martí, podemos asumir la siguiente premisa: En la patria el honor es de todos y de todos el deshonor. ...”  Para nuestra doctrina social bolivariana, el amor por la patria no es tan solo el apego a la tierra ni a su naturaleza., es mas que eso.,  es un grito desgarrador de energía viva que nos permite accionar nuestras habilidades de pensar y construir nuestro materialismo en función de como nosotros percibimos y comprendemos nuestro entorno. Significa la aversión hacia todo materialismo transculturizador y meramente hedonista y enajenado de nuestro idealismo bolivariano. Por lo tanto es un deshonor, una ignominia el uso o gozo de este materialismo transculturizador. Tal aborrecimiento, debe motivarnos a sustituirlos por bienes regionales y acordes con el pensamiento bolivariano; esto es para nosotros el honor. 


lunes, 14 de noviembre de 2016

LA TRANSICION: Hacia el proceso de disminuir la influencia de los actores del capital: V Parte: Del Estado sectorizador al Estado masificador y ecologico. De las premisas económicas que fudamentan nuestra doctrina social bolivariana

Cuando un bien o servicio de demanda primaria, no se "masifica", dicho bien se  vuelve escaso y se convierte entonces en un bien o servicio clasista y sectorial. En una sociedad hegemonica de sujetos económicos primitivos, tal circunstancia es la mas utilizada para llegar a la ansiada "ganancia"; negando así la posibilidad de un "vivir viviendo la vida", y por ende, de recrear las condiciones idóneas que posibiliten materializar el sueño bolivariano de un país con justicia social. 


Un Estado, que se llame socialista; esta obligado a considerar como primera regla económica, la masificación de los bienes y servicios primarios. Es por ello que el matrimonio con la ciencia y la tecnología nacional es fundamental e indispensable. El trinomio Estado social - Universidad - Comuna y doctrina social bolivariana; debe convertirse en el centro eje de todo proyecto masificador y gentil con nuestro medio ambiente. Tal trinomio, esta considerado en el quinto plan de la patria y en la propuesta económica de la estrella socialista de Chavez.     

Las comunas, son el nicho económico, donde convergen, tanto individuos consumidores como productores; Nuestro Estado social, considerando los antagonismos entre ambos individuos debe asumir su rol orientador y doctrinario, que permita a nuestro individuos consumidores el desarrollo de una conciencia critica colectiva, planificadora del consumo, reguladora de la demanda y consentidora de la oferta en función de sus razones existencialistas y de preservación del medio ambiente para nuestras generaciones futuras, en fin, es el individuo consumidor, como sujeto moral y asertivo asumiendo las riendas de la nación, en función del protagonismo y empoderamiento del pueblo. 

Ahora bien,el permitir a nuestro individuos productores, su tan ansiada trascendencia; involucra también, su necesario adoctrinamiento, hacia una conciencia patria; afectuoso y profundamente respetuosa de sus antagónicos y sus razones existenciales. El uso de la técnica amigable con el medio ambiente, va a permitir la masificación de aquellos bienes primarios y básicos para un vivir bien, de manera sustentable. 

La primera premisa, de nuestra doctrina social bolivariana, se desprende de este contexto económico:  La masificación es la dogma de nuestra economía social bolivariana. Por lo tanto, todo ente de producción primaria del Estado que no aplique este dogma, no puede calificarse con el adjetivo de "socialista"; y por lo tanto es un ente totalmente negado a la transición, y una manifestación expresa de los procesos de búsqueda de "ganancia" de nuestros sujetos económicos primitivos.   

La siguiente premisa considera lo fundamental de la técnica amigable con el medio ambiente, en función de los principios de nuestra doctrina social bolivariana: No puede haber masificación sin el uso de la técnica, una técnica regional, ecológica y eficiente. Todo proceso de producción de bienes y servicios primarios, debe ir acompañado de un necesario uso de técnicas ecológicas nacionales idóneas y eficientes que posibiliten el uso del concepto de precio justo socialista; para satisfacción de todos los venezolanos, estén donde estén, y con el poder adquisitivo del cual dispongan, conforme al axioma económico universal de mayor producción por unidad redunda en una disminución de los costos fijos. 

La tercera afirmación económica de nuestra doctrina social bolivariana, es consecuencia de las dos primeras: La masificacion permite la democratizacion económica y social, y estimula a nuestros individuos para alcanzar el sueño bolivariano.  La masificacion crea las condiciones de "un vivir viviendo la vida", para poder alcanzar el sueño bolivariano de un país con justicia social. Dichas condiciones representan el sustrato necesario para que nuestros individuos productores resuelvan sus angustias trascendentales y posibiliten el desarrollo de "una patria grande", hermanados bajo un mismo signo bolivariano.

El termino "masificación", es un concepto económico de nuestra doctrina social bolivariana, y debe hallarse en todas las empresas industriales pertenecientes a nuestro Estado social. Debe entronarse como un himno a la economía con justicia social y como objetivo diario y meta a largo plazo del día a día de nuestra revolución económica.

Ahora bien, finalmente debemos preguntarnos "a quien conviene la sectorización"; pues bien, solo a sujetos económicos primitivos. Por lo tanto: todo ente fabril, que produzca por las reglas de la sectorización y no de la masificación., se convierte en un ente negado a la transición. 

miércoles, 5 de octubre de 2016

LA TRANSICIÓN: Los CLAPS como centros de adoctrinamiento del hombre nuevo: El sujeto económico moral y asertivo. De la necesaria negación del sujeto económico primitivo y la promoción del individuo productor como sujeto trascendental.

Así como la razón, niega a la locura, es necesario que todo aquel venezolano comprometido con la transición, comprenda de manera clara y objetiva la necesidad de negar al individuo comerciante como sujeto económico primitivo y afirmar al individuo productor como sujeto trascendental. Esto implica, considerar como hecho punible todo aquello que permita el desarrollo de estos entes parasitoides, en detrimento de nuestros individuos productores como los verdaderos precursores del sueño bolivariano.  


Los Comités Locales de Abastecimiento y Producción; es una organización llamada a cultivar, los necesarios valores y principios morales que nos permitan desarrollar al hombre nuevo, como sujeto económico moral y asertivo, pero a la vez, nos permita identificar al individuo productor y permitirle su anhelada trascendencia. En lo que si no debemos insistir, es pretender que individuos consumidores, muchas veces solapados como individuos comerciantes, de existencia in autentica se identifiquen y desarrollan una actividad productiva y trascendental como parte de su rol existencial. Esto no es posible; sin embargo la misma puede desarrollarse en función a su capacidad polifacética. Es decir como una actividad complementaria a sus proyectos existencialistas y parte de su educación como sujetos económicos morales y asertivos.  

 Ahora bien, es necesario que la misma coexista de manera armoniosa  con nuestros consejos comunales y se instituyan como centros de adoctrinamiento de lo que denominamos el sujeto económico moral y asertivo. Es por ello, la necesidad que los mismos estén integrados por individuos de moral reconocida y convicción política solida; y mas aun, que comprendan la urgencia de transformar nuestra cultura de consumo en una nueva cultura del valor agregado.

Su labor transformadora debe estar limitada a la orientación del individuo consumidor como un nuevo eje regulador y planificador de la economía., en función de que el mismo es capaz de planificar el consumo, regular la demanda y consentir la oferta de bienes y servicios.

Esta nueva organización, esta llamada a negar y condenar el solapamiento de nuestros individuos consumidores en sujetos económicos primitivos y reorientar a los mismos hacia sujetos morales y asertivos.  Es por ello, que no debemos incluir, en los mismos, a individuos comerciantes; mas aun cuando los mismos, tienden a convertirse en centros perturbadores y obstaculizadores del propósito orientador y doctrinario de esta noble organización.

Ahora bien, e insisto en ello; es nuestro Estado Social, el principal promotor en la búsqueda, y desarrollo y organización de nuestros individuos productores, en las escuelas, universidades, en los campos y las ciudades. Son ellos los motores de nuestra economía, pero consecuentemente, son nuestros individuos consumidores, como sujetos económicos morales y asertivos los entes llamados a regular la economía, en función a los intereses existenciales de la gran mayoría de venezolanos, bajo el lema bolivariano de un buen vivir. Pero considerando siempre la trascendencia de nuestros individuos productores, en una estrecha relación afecto-asertiva. 

sábado, 23 de abril de 2016

LA TRANSICION. Revelando las acciones hegemonicas de las sociedades de individuos productores como individuos comerciantes solapados tras el petróleo.

Que interesante camaradas,  cuando observamos como una sociedad hegemonica de individuos productores, en donde el Estado, asume posiciones de agencia a favor de los intereses de estos; se hayan ante la disyuntiva de encontrarse en el rol de un individuo consumidor. Y cito como ejemplo, a unas de las potencias mayores del mundo, los EEUU, y el objeto sujeto de deseo: El petroleo.

   Es necesario comprender, que para un sujeto trascendental, el asumir el "rol" de individuo consumidor, es para el una ignominia. Es por ello, que en estas ultimas décadas, el gran imperio de nuestros tiempos ha decidido solapar del rol de individuo consumidor, a individuo comerciante; asumiendo ambas posiciones del sujeto económico. Por un, lado este solapamiento reviste características de sujeto económico primitivo; cuando observamos como con excusas inverosímiles, se invaden y cometen genocidios, en países históricamente productores de petroleo. En una clara relación de dominación del hombre por el hombre, donde un país somete al otro; por razones del deseo; es la que básicamente se describe a lo largo de nuestra historia, como la dialéctica hegeliana del amo y del esclavo. 

   Y por otra parte, cuando reviste caracteristicas de sujetos económicos amorales y asertivos.  Amoral, porque al final de cuentas, sus angustias trascendentales dominan su existencia; y cuando el mismo no es llevado al ejercicio de antagonizar con sus opuestos; como una manera de controlar sus angustias; los mismos arrojan consecuencias totalmente amorales (por ejemplo: el fracking y sus consecuencias en el agua y el suelo). Dicho esto, cito como ejemplo, la practicas bursátiles que permitieron favorecer técnicas alternativas de extracción de hidrocarburos, y  aumentar  la oferta del mismo y con ello disminuir el valor final del objeto sujeto de deseo, perjudicando a los países productores tradicionales, que por ende, representan sus antagónicos. Aquí debemos resaltar, su comportamiento como sujeto económico asertivo, por una parte estableciendo medidas de boicot, logrando dispersar y dividir a las organizaciones que agrupan a los productores de petroleo y por otra la de favorecer procesos alternativos de extracción regionales. Vemos aquí, el uso de herramientas y  técnicas, que de uno u otra manera; han logrado que un individuo consumidor de hidrocarburos, estableciera margenes en el valor del objeto sujeto de deseo; que desde su punto de vista; es favorable a sus razones trascendentalistas; y que puede diferir, muy significativamente de sus antagónicos. 

   Ahora bien, es necesario comprender el contexto geopolitico y razonar como toda una serie de instituciones supra-nacionales, han sido creados como agencias de los intereses de las sociedades hegemonicas de individuos productores; y han logrado soslayar cualquier tipo de organizaciones que intenten por lo menos, algún tipo de emancipación de las sociedades hegemonicas de individuos consumidores, en contra del yugo de la mercancía;  y principalmente la de nuestro país, donde esta hegemonia esta representada por sujetos economicos primitivos. 

   Esta  fascinación por los objetos; por las creaciones y el materialismo histórico es lo que le ha dado condiciones de hegemonía a las sociedades de individuos productores; definida hoy en día, por una filosofía estructura lista; lejos de las razones existencia listas de la humanidad. En función ha este razonamiento; una frase connotada en las sociedades hegemonicas de individuos productores es la de "daños colaterales"; no importan las vidas, que han sido victimas de los errores técnicos del "objeto", lo que importa es el éxito mismo del artilugio trascendental.  

      Vuelvo ha insistir en que es necesario que nuestro Estado social deje de establecer relaciones de agencia en los intereses de ambos individuos antagónicos; pero si lograr condiciones de equilibrio horizontal, poniendo a disposiciones de los individuos consumidores herramientas, métodos y técnicas que les permitan ha ellos como reguladores de la demanda, consentidores de la oferta y gendarmes de su propia existencia humana; establecer equilibrios a su favor, en el valor final del objeto sujeto de deseo. 

     Finalmente, aclaro, que desde mi modesto punto de vista, la famosa mano invisible"; del ilustre Adam Smith; esta planteada en el contexto de una floreciente sociedad hegemonica de individuos productores., no lleguemos a pensar, entonces, que esta mano es para ahorcar a dichos individuos; por el contrario, esta extremidad del cuerpo de la teoría neo liberal es para que los mismos impongan sus intereses trascendentales por encima de los intereses existenciales de sus antagónicos. 

Jose Pablo Feinmann: "Filosofia aqui y ahora"., Programa encuentro. Canal Youtube. Buenos aires Argentina.

Impactos del Fracking. http://www.fracturahidraulicano.info/impactos.html.  

viernes, 1 de abril de 2016

LA TRANSICION: Hacia el proceso de disminuir la influencia de los actores del capital. IV PARTE: Del Estado y sus relaciones de agencia al Estado Social Orientador. El Individuo Consumidor como sujeto económico moral y asertivo. La pobreza entendida en el contexto de nuestra Doctrina Social Bolivariana.

Ohh.., vamos.... debemos dejar de intervenir de manera directa en los acuerdos económicos propios de las relaciones humanas que se consensúan entre dos individuos teleologicamente antagónicos, en una sociedad bolivariana plena de libertades. En el juego de la oferta y la demanda es necesario estar consciente y totalmente claros en esto:  En la dialéctica de dos individuos teleologicamente antagónicos; no podemos establecer relaciones de agencia en los intereses a favor de los unos o de los otros. Porque por un lado, o institucionalizas la pobreza y la desigualdad social, tal como observamos en los regímenes neoliberales, pero por el otro; desestimulas la oferta de bienes y servicios necesarios para "el vivir viviendo la vida".


Lo que nuestro Estado Social, esta obligado PROCURAR como ORIENTADOR DE LA CONCIENCIA  CRITICA COMUNERA  es la CONVIVENCIA ECONÓMICA AFECTO-ASERTIVA, proveyendo de las herramientas necesarias y de principios económicos doctrinarios a nuestros individuos consumidores, para estimular su participación protagonica en la defensa de sus derechos humanos y a la convivencia económica con justicia social, como sujetos no solo REGULADORES DE LA DEMANDA Y CONSENTIDORES DE LA OFERTA; sino también de las TÉCNICAS QUE APLICA SU OFERENTE Y SUS CONSECUENCIAS CON EL MEDIO AMBIENTE Y CON LA HUMANIDAD. Y por otra parte, lograr las condiciones idóneas, para que nuestros individuos productores como sujetos reguladores de la oferta  tengan la plena libertad de trascender de su individualidad, hacia el bienestar colectivo, es decir; hacia una conciencia patria, materializadores del sueño bolivariano.

Es la conciencia critica colectiva de nuestros, individuos consumidores, ORGANIZADOS EN COMUNAS, COMO ENTES POLÍTICOS-SOCIALES, el principal protagonista y figura de fuerza antagónica y opuesta; frente a los sujetos oferentes. Y es a ella, que nuestro Estado Social, debe proveer de las herramientas adecuadas que permitan ejercer las acciones correctas para el establecimiento de las mejores condiciones de convivencia económica entre ambos individuos. Es el individuo consumidor en su rol de sujeto económico moral y asertivo; muy bien informados; con conciencia critica colectiva bolivariana; estableciendo barómetros económicos de demanda; con criterios estadísticos y consecuencias vinculantes en consertar el valor final del objeto sujeto de deseo, pero también estableciendo estrategias de Estado, que permitan la oferta de bienes sustitutivos o de medidas de boicot; en función de alcanzar el equilibrio económico necesario y una convivencia económica sana donde coexistan la afectividad y las relaciones asertivas.

Ahora, bien; es importante retomar la afirmación de nuestro principal mentor doctrinario; cuando muchas veces afirmaba: "SOLO EL PUEBLO SALVA EL PUEBLO". Y con ello, es importante señalar; que cuando ambos individuos, encontrados por el objeto sujeto de deseo, se proponen consensuar; solo si existen RELACIONES EQUILIBRADAS DE FUERZA entre ambos individuos antagónicos, es posible una convivencia económica donde su punto de equilibrio, se traduzca en UNA ECONOMÍA CON JUSTICIA SOCIAL. Muy lejos de viejos códigos económicos viciados con propósitos hegemonicos globalizados, que favorecen relaciones de dominación del hombre por el hombre; de esquemas que limiten sus capacidades para resolver sus angustias o de acciones de agencia de intereses parcializados; que solo facilitan la injusticia social, el burocratismo y la corrupción.

Ahora bien; cuando afirmamos que nuestro Estado social, solo debe intervenir, en función de establecer condiciones de equilibrio horizontal. significa, que este debe "proveer de herramientas", para que se establezcan relaciones equilibradas", en función de los principios fundamentales de nuestra doctrina social bolivariana de INCLUSIÓN, PARTICIPACIÓN y PROTAGONISMO. El aplicar estos principios a el individuo consumidor, en el rol de sujeto económico moral y asertivo dentro de las regulaciones que permiten a los individuos productores interaccionar con el Estado, se procura que en una misma mesa se reúnan a discutir no solo a estos y sus razones trascendentalistas, sino también con sus antagónicos y sus angustias existencialistas; y que sus razones no sean solo escuchadas y respetadas; sino que formen parte en la formación del valor final del objeto sujeto de deseo.  Solo así, es posible consensuar puntos de equilibrios económicos, procurando la afectividad entre ambos para lograr así establecer condiciones de convivencia económica afecto-asertiva, que permiten por ende alcanzar nuestra economía con justicia social.

Por otra parte en nuestra doctrina social bolivariana; el término "pobreza", solo se describe como aquella condición institucionalizada que existe en toda sociedad donde prevalece condiciones hegemonicas de los individuos productores, y el Estado asume roles de agencia a los intereses de estos. En este tipo de sociedades, con características perfectamente definidas, se establecen relaciones de negación del individuo productor con el  individuo consumidor y sus angustias existencialistas. En este tipo de sociedad, la técnica se utiliza como herramienta cognoscitiva deshumanizada; se procura la obtención de la "ganancia", muchas veces expedita y abrumadora; sin considerar la sustentabilidad del medio ambiente y nuestra condición humana. En dicha sociedad, a los individuos consumidores se les desorienta y dispersa; anulando toda posibilidad de conciencia colectiva critica y de reacción ante toda condición de ignominia; la pobreza, para este tipo de doctrina, es institucional y necesaria para sus propósitos hegemonicos.

Por tanto, existe pobreza, en función de que nuestros individuos consumidores, carezcan o no de herramientas que por una parte les permitan desarrollar conciencia critica colectiva, pero por otra su participación protagonica como sujetos económicos morales y asertivos, ante toda condición de ignominia que se suceden ante el descontrol de las angustias trascendentales de nuestros individuos productores; y de relaciones de subordinación y de dominación del hombre por el hombre, por parte de los sujetos económicos primitivos.  

Es necesario, entonces, avocar a nuestro ESTADO SOCIAL, a una acción ORIENTADORA, del INDIVIDUO CONSUMIDOR; para que este asuma el rol de SUJETO ECONÓMICO MORAL Y ASERTIVO, y ESTABLECER CONDICIONES DE EQUILIBRIO HORIZONTAL ENTRE AMBOS INDIVIDUOS ANTAGÓNICOS PARA PODER LOGRAR EL EQUILIBRIO ECONÓMICO ENTRE LA OFERTA Y LA DEMANDA NECESARIA PARA UNA CONVIVENCIA ECONÓMICA AFECTO-ASERTIVA QUE NOS PERMITA ALCANZAR UNA ECONOMÍA CON JUSTICIA SOCIAL. 

Bibliografia:
 Jose Pablo Fenmann: "Filosofía aquí y ahora". Canal ENCUENTRO. Youtube. 
 Agustin Gonzalez Gallego: "El Hombre y la Técnica. Catedrático de Antropología
 Filosófica. Vicerrector Universidad de Barcelona. agonzalez@ub.es., texto                                  publicado en la red.


   

jueves, 3 de marzo de 2016

LA TRANSICIÓN: Consideraciones al proyecto agrícola urbano. El individuo productor como sujeto trascendental y su antagonismo teleologico con el individuo consumidor.

Recientemente, escuchamos como nuestros adversarios vociferan todo tipo de improperios, en contra de nuestra agricultura urbana, conminándolo al fracaso. Antes que condenar tales aseveraciones; debemos pensar un poco en cuanto a que tipo de individuos prevalecen en nuestras ciudadelas a los cuales nuestro Estado Social debe encomiar tan loable actividad productiva. 



Analizando la figura del individuo como sujeto trascendental, podemos diferenciar dos tipos: Al individuo productor, como un ser angustiado por hacer  que su existencia trascienda en el espacio y el tiempo. Son individuos que amplían sus habilidades cognoscitivas por medio de instrumentos y herramientas. Son propensos a utilizar tales habilidades para transforman su entorno existencial. Ahora bien, nuestra doctrina social bolivariana, lo que busca, es que dichos sujetos se angustien no solo por el trascender de su individualidad; sino también, que dicha trascendencia sea proyectada hacia el colectivo; que no es mas que su propio entorno social comunal.

Cuando un individuo productor es capaz de discernir y afrontar su realidad económica y social; diligenciando para ello los mecanismos que posibiliten alcanzar un país de progreso con justicia social; en este punto; dicho individuo se transforma en un sujeto con conciencia social bolivariana y en una herramienta de bienestar social colectiva; materializador del "Sueño Bolivariano".  

Por otra parte, tenemos la figura del individuo consumidor, de aquellos individuos que no buscan trascender; solo se angustian por las limitaciones en el tiempo y el espacio en lograr alcanzar una actividad humana que les permita las mejores condiciones de existencia y calidad de vida. Que dicha existencia sea considera autentica o in-autentica; es el resultado del eficiente ejercicio de nuestra doctrina social bolivariana.

Una característica distintiva de los individuos consumidores y no trascendentales; es su condición de seres polivalentes. Es decir, desempeñar varios tipos de actividades, en el mismo tiempo y espacio. Igual puede desempeñarse como secretaria ejecutiva y solapar circunstancial mente como una  "lucrativa" comerciante. Un abogado competente y a la vez un eficiente presidente de su consejo comunal. Un visitador medico, y al caer la tarde un esplendido cocinero. La polivalencia, tiene relación directa con su esfuerzo por lograr las mejores condiciones de su existencia, que en función a su rasgos culturales; es considerada para el satisfactoria. 

Ahora bien, ambos individuos, se diferencia cognoscitivamente, ante la presencia de un objeto sujeto de deseo. El individuo productor se preguntaría inmediatamente: ¿puedo hacerlo mejor?; mientras que el individuo consumidor esgrimiría: "¿Cual es el valor de uso que tiene para mi este objeto que me permita mejores condiciones de existencia?.  Esta diferenciación; muchas veces establecen relaciones antagónicas en cuanto a la finalidad que persiguen estos dos tipos de individuos.  

Es necesario camaradas comprender, que por razones teleologicas, lo que para un individuo consumidor puede parecer una ignominia, para el individuo productor no lo es, y viceversa. La agricultura en zonas urbanas, debe considerar la dialéctica, para  que pueda coexistir  mas apropiadamente y en consonancia con sus individuos hegemonicos, es decir, individuos consumidores no trascendentales; muchas veces, con existencia in-autentica.

La agricultura en espacios urbanos, obliga a pensar en un tipo de agricultura complementaria y no como forma de subsistencia, en el contexto del individuo consumidor no trascendental polivalente. La utilización de técnicas novedosas que posibiliten con menor grado de dificultad y de actitudes cognoscitivas que estos tipos de individuos sean encauzados hacia su adoctrinamiento como sujetos económicos morales; permitirán a que estos  contribuyan en el desarrollo de una cultura productiva y a la soberanía alimentaria; en función de un Estado Social con vocación agrícola.     

Ahora bien, aprovechar las características propias de una existencia in-autentica, como la "avidez de novedades", obliga a nuestro Estado Social, la utilización de términos, técnicas y procedimientos mas adecuados. Hablar de "conucos", en áreas urbanas, considero que no es apropiado; por lo cual, el nombre mismo puede parecer, para este tipo de individuos una razón ignominiosa. 

Un proyecto, ante tales circunstancias, exige de parte de nuestro Estado Social, el desarrollo de técnicas novedosas que posibiliten la agricultura en espacios confinados de manera eficiente, aprovechando la condición de polivalencia de nuestros individuos consumidores y respetando su dialéctica y  ordenación urbanística. 

Por otra parte, es necesario la supervisión constante y el acompañamiento, ante las posibles desviaciones que suelen ocurrir, producto de la condición de polivalencia de nuestros individuos consumidores. El solapamiento a individuos comerciantes como sujetos económicos primitivos; pueden dar al traste con este hermoso proyecto. Es por ello, que nuestro Estado Social, esta obligada a encauzar a tales individuos, para que en su cualidad de polivalencia, establezcan roles de sujetos económicos morales y permitan una sana convivencia económica, enmarcados en los principios de  SOLIDARIDAD de nuestra doctrina social bolivariana. 


Blbiografia


- Jose Pablo Fennmman: "Filosofia aqui y ahora". Programa Encuentro. Canal Youtube. Buenos Aires. Argentina, 2008. 

- El modelo de agrópolis frente a la dialéctica ciudad-campo. 
Hermano Ariosto Ardila Silva, Fsc., Wilson Vergara Vergara. 
http://revistas.lasalle.edu.co/index.php/ls/article/view/757

lunes, 1 de febrero de 2016

LA TRANSICION: Hacia el proceso de disminuir la influencia de los actores del capital: III Parte: De la hegemonía del sujeto económico primitivo a la practica de la moral bolivariana conforme al deber ser del sujeto económico moral.

Ya todos conocemos, nuestro viejo habito mercantil de "cuanto hay pa´ eso". Lamentablemente, es una etiqueta que nos identifica como una sociedad prominente de sujetos económicos primitivos. Es decir, aquellos individuos que no construyen su propia realidad a partir de sus facultades cognoscitivas; sino al contrario, aprovechan tales cualidades para establecer relaciones de dominación del "hombre por el hombre"; llevados por la motivación de sus placeres mas banales, por la satisfacción de sus necesidades primarias al grado extremo de lo que puede suplir la ganancia.


Sin duda, décadas de padecer de la enfermedad holandesa; nos ha llevado a esta situación de ignominia. El habito por la ganancia abrumadora y expedita, es una herencia de nuestra cultura rentista; y uno de nuestros principales obstáculos para superar la actual coyuntura. Es importante tener claro, que esta herencia maldita ha solapado a nuestra sociedad y se ha nutrido de la doctrina del libre mercado y su culto y adoración por la mercancía. 

Ahora bien, el hecho de que muchos de nuestros individuos consumidores solapan ha individuos comerciantes en búsqueda de esta ganancia abrumadora y expedita; no debe sobresaltarnos de indignación. Por la razón de que la misma no es su decisión de vida; y el hecho en si tiene carácter de reversibilidad. 

Pero cuando un individuo de nuestra sociedad, toma la decisión de vida de asumir los actos de comercio como su  actividad habitual, a partir de allí es victima de la hegemonía del libre mercado; que poco a poco lo consume y lo moldea en un individuo amoral, incognoscible; transculturizador y parasitaria. Sus acciones están motivados por lo que el existencialista Jean-Paul Sartre; interpreta como un "sujeto arrojado a la realidad", que en nuestro caso, es una realidad impuesta por otras culturas dominantes, mediante su mercancía transcultural. Un sujeto económico primitivo, es decir, aquel individuo que consciente de la situación económica de su país, solo busca el obtener el mejor provecho para sí de tal coyuntura. Restando importancia el transformar esta situación ignominiosa; porque para él, no son propósitos de su razón. Bajo estas circunstancias, es cuando nuestros individuos comerciantes asumen el papel de sujetos económicos primitivos.

Imagínense ahora toda una sociedad dominada por sujetos económicos primitivos; y tendrán la respuesta de nuestro atraso como cultura de sujetos cognoscentes que construyen su propia realidad. Y mas aún, piensen por un momento en una burguesía de individuos comerciantes compitiendo por satisfacer la demanda de los individuos consumidores con mercancía transcultural y especulada, y tendrán la respuesta de nuestra pobre capacidad transformadora, de nuestra precaria capacidad técnica, e industrial. Por eso no les extrañe, que ante la negación del usufructo petrolero, esta burguesía de individuos comerciantes se encuentran ante una total frustración, y en una actitud conspiradora y traicionera contra nuestro Estado social., que se traducen en la búsqueda desaforada de la ganancia abrumadora y expedita con nuestros bienes alimenticios.

Ahora bien, lo que si debemos tener presente; no es en sí la guerra económica de esta burguesía heredada de nuestro viejo patrón rentista. Sus artimañas son ineficaces, ante nuestra política de desarrollar una convivencia económica afectiva; en donde debe existir procesos sinergicos y acuerdos consensuados entre nuestros individuos productores y nuestros individuos consumidores en un nicho económico; representado por nuestros mercados comuneros y demás entes estatales; donde esta presente los valores y principios afectivos; propios de nuestra doctrina social bolivariana. 

Lo que debemos tener presente; es el significado intrínseco del individuo comerciante, como vector promotor de culturas en la figura de la mercancía, como transmisor de la realidad cognoscitiva y existencial de una determinada sociedad; que pueda diferir significativamente de nuestra propia realidad. En este punto; solo observamos a nuestros individuos comerciantes, como verdaderos cómplices de una sociedad involutiva, dependientes en el espacio y el tiempo de otras culturas, rezagandonos a solo individuos consumidores, de corte materialistas; cómplices de la realidad y la razón de otras culturas, traidores de nuestra propia capacidad transformadora.

Consideremos de manera consciente,  el rol que actualmente desempeñan nuestros individuos comerciantes que interaccionan en nuestro actual régimen de capitales; e inculquemos en ellos, la critica reflexiva ante nuestra situación de ignominia, para que los mismos se configuren como verdaderos vectores en la promoción de nuestra transición hacia una nueva cultura productiva, en búsqueda de una economía con justicia social; sujetos económicos morales motivados por la máxima moral bolivariana; y dejen de ser, citando a nuestro Padre Bolívar: "Instrumentos de nuestra propia destrucción.

Bibliográfica: Jose Pablo Fenmann: Filosofia aquí y ahora. Canal encuentro. Buenos Aires, Argentina. 2008. Canal Youtube.
Immanuel Kant: Critica de la razón práctica,1788.
Renee Descartes: Discurso del método para dirigir bien la razon y hallar la verdad en las ciencias. 1637.