miércoles, 29 de julio de 2015

LA TRANSICIÓN: ¿Condicionando al individualismo como herramienta de nuestra doctrina económica social bolivariana?


 El Individualismo..... básicamente la doctrina del capital esta fundamentada en esta premisa., ahora bien, no es suficiente para la transición estar consciente de este hecho; los individualistas asumen que su filosofía es la que actualmente se encuentra vigente; que incluso países como China, están pasando por una transición de la colectivización hacia la individualización de los factores de producción. Solamente Cuba., mantiene esta premisa. 


  Sin embargo, ¿es el individualismo, negativo para nuestra transición?; aunque por lo general se lo relaciona con el egoísmo, el ejercicio del individualismo a significado por lo general la génesis de toda iniciativa a la capacidad inventiva humana, y el fundamento de los derechos humanos universales.  

  Pensemos un poco, el individualismo no es el origen de todos los males del capital; es simplemente un instrumento, que de acuerdo a como lo utilicemos, servirá para nuestros propósitos sociales en la medida que lo canalicemos para tal fin.

 Nuestros aliados y lideres de la República Popular de China, lo han entendido bien; pero existe una gran diferencia entre la filosofía individualista China y la filosofía individualista occidental. La primera esta sembrada sobre la base doctrinaria de su comunismo - socialismo. El individualismo existe en China, claro que sí, pero bajo el contexto del patriotismo pleno y el apoyo irrestricto del Estado Comunista Chino. Es tan arraigado su doctrina, que la traición misma a sus principios; muchas veces se resuelve con la decisión existencial de sus individuos. 

 Sustentados, en esta hipótesis; imaginémonos a un emprendedor venezolano de apellido Mendoza; nacido de una sociedad venezolana fundamentada en la doctrina social bolivariana y cuyas organizaciones económicas están sustendas en organizaciones sociales; con valores y principios cooperativos cultivados en las escuelas y universidades. La primera opción de este joven emprendedor, bajo este sustrato, es la de organizar una empresa de propiedad social  comunal y solicitar el apoyo de su Estado Social. Su sueño es la de satisfacer a su comunidad de necesidades de bienes y servicios necesarios; utilizando como herramientas la ciencia y tecnología. Su meta, lejos de ostentación de fortunas y de bienes suntuosos; es la de mejorar su calidad de vida, el vivir bien; alcanzar la felicidad plena de su familia y la de su comuna.  

  No estoy hablando de utopías, es mucho lo que tenemos que trabajar; el estudio hacia la organización del colectivo en una solo cuerpo pensante requiere de mucho esfuerzo y estudios. Las ramas de las ciencias sociales tienen aquí un rol importante;  la individualizacion como una herramienta va a permitir la canalización del colectivo hacia la materialización de una idea, de una inventiva. Y eso se traduce en bienestar social. 

  El individualismo, como herramienta, nos va a permitir organizar a nuestras comunidades en función de una idea, una iniciativa, de una inventiva; eso si; sembrados en tierras abonadas por nuestra doctrina económica social. Bajo este esquema, la noción colectiva mantiene su sustento, y el individualismo es solo una herramienta social. 



lunes, 20 de julio de 2015

LA TRANSICIÓN: ¿Construyendo la medicina alternativa a los males económicos del capital?

   Durante muchos años, le hemos inculcado a nuestra población, la premisa del desastre económico que representa la doctrina del capital; y la bondades de una economía socialista. Sin embargo, no desarrollar una doctrina de economía social; que sustituya a la actual doctrina económica imperante y se muestre en consonancia a nuestra metas y propuestas; resulta en una gran contradicción, que en nada nos beneficia.


  Es claro reconocer las diferencias notorias, entre las metas que se pretende alcanzar al adoptar organizaciones sustentadas en el capital; y al adoptar organizaciones sociales, cuya meta es la satisfacción de las necesidades comunes de todos sus involucrados; muy lejos de ideales de ostentación de fortunas y bienes suntuosos.

  La falta de una doctrina de economía social,  a hecho aflorar rencillas  e insatisfacciones entre nuestra población y los propietarios y sus gestores de los bienes de capital. Muy a pesar de los fueros laborales que nos han permitido inclinar la balanza hacia los nuestros; la carencia de medidas alternas que representen lo que pretendemos instruir; nos ha llevado a una situación absurda y famélica de los motores que impulsen nuestra economía.

  Es clara la situación de desventaja en la cual nos encontramos; no podemos sembrar la semilla de nuestra transición en el estrato de la doctrina económica actual y pretender que la misma germine y florezca. No se trata de cambiar a propietarios y gestores negados a la transición por nuevos propietarios y gestores secundados por nuestra doctrina política; esto solo nos permite cambiar la forma, pero no el fondo de nuestra disyuntiva.

  Ahora bien, y esto merece un análisis concienzudo: Bajo el contexto actual, de la doctrina económica venezolana, sustentada en viejos esquemas de organizaciones del capital, no es mas conveniente a nuestra transición, permitir el desarrollo paralelo de este viejo esquema, mientras establecemos las bases de nuestra doctrina económica social, y que progresivamente, producto de la dinámica de nuestra transición, la nuestra termine sustituyendo a aquella, restando su influencia y engullandolo como macrofagos a células extrañas, en una respuesta natural de nuestro cuerpo social; dejando atrás viejos remedios y brebajes que lejos de sanar, solo han procurado agravar la enfermedad. 

  Construyamos pues, nuestra medicina alternativa; una nueva doctrina económica social; la misma que nos va a permitir sentar las bases de una verdadera economía social viable y sustentable; y permitamos que por los momentos los actores del capital sigan jugando con sus mismas reglas, pero tengamos especial cuidado con aquellos propietarios y sus gestores renuentes a la transición que solo buscan defender a toda costa el status quo de su vieja doctrina. A ellos, solo nos queda armarnos de valor y enfrentarlos con firmeza y justicia, tal como nos enseño nuestro comandante supremo. 


viernes, 10 de julio de 2015

LA TRANSICIÓN: Hacia el matrimonio de nuestra doctrina social bolivariana con el ejercicio de la ciencia y tecnología


   No vamos a comentar, las circunstancias por las cuales, nuestros país no ha logrado aun su independencia económica; y desarrollado las herramientas de vanguardia que garanticen la defensa plena de su soberanía, lo que si vamos a resaltar, son los esfuerzos realizados por nuestro comandante supremo, en la implementación de una educación bolivariana fundamentada en los principios de nuestros padres fundadores; y su necesaria integración con la practica de la ciencia y la tecnología.



  El porque es necesaria esta integración, lo podríamos resumir como de supervivencia misma. Ahora bien, porque ha sido difícil, tal integración, lo podemos escudriñar históricamente, en la miopía de aquellos dirigentes apátridas; que adoptaron para sí, hábitos y costumbres de consumo inducidas e importadas, y la imposición a toda nuestra población a la consumación de estos mismos hábitos y costumbres, como un modelo a seguir. Con la sabidas consecuencias reflejadas recientemente en la explosión social denominado El Caracazo. Un fenómeno social, que identifica el "STATUS QUO" de UNA CULTURA , que básicamente esta NEGADA  hacia EL EJERCICIO de la CIENCIA Y TECNOLOGÍA como HERRAMIENTAS para lograr la satisfacción de sus necesidades.

  Cual es entonces la enseñanza que nos ha dejado esta torpeza cuarta republicana?; pues bien, en primer lugar, todo venezolano comprometido con la transición, debe cultivar valores humanos propios de la doctrina social bolivariana: Entre ellos: La HONESTIDAD  y la MODESTIA; y en segundo lugar; y como resultado del ejercicio de la MODESTIA, implementar como POLÍTICA de ESTADO, el DESARROLLO como prioridad y primera opción de las INICIATIVAS TECNOLÓGICAS NACIONALES, capaces de sustituir las  necesidades de compra de soluciones tecnológicas foráneas que no cumplan con la condición de TRANSFERENCIA TECNOLÓGICA.

   El principio de esta estrategia de nuestro Estado socialista,  esta condicionada operativamente en función del patriotismo pleno y el bienestar colectivo. Y sobre todo, debe tener todo el apoyo irrestricto. Tal como una madre celosa del bienestar de su primogénito.    

  Sembrar la necesidad del orgullo y el amor por lo hecho en Venezuela y el recelo y la insatisfacción por las metas tecnológicas no alcanzadas. Esto es parte de la conciencia social bolivariana del hombre nuevo, la sociedad nueva. 

   Nuestra DOCTRINA SOCIAL BOLIVARIANA; debe ligarse como un matrimonio eterno de enamorados con los conceptos de CIENCIA  y TECNOLOGÍA. Y sus resultados ser celebrados con estruendos de luces y colores al cielo. Como si se tratara de una celebración patria, porque eso es lo que representa, un paso mas hacia nuestra libertad plena y verdadera.

    Nuestro Comandante Supremo, bien lo dijo, en su discurso en la inauguración de la Universidad Iberoamericana del Deporte; en San Carlos, Estado Cojedes, el 09 de febrero de dos mil seis: “Es fundamental para el proyecto nacional la ciencia y la tecnología. Hay que aplicar la ciencia y la tecnología en todas las cosas, por más sencillas que sean”.






jueves, 2 de julio de 2015

LA TRANSICIÓN: ¿Urgida de una doctrina de economía social viable y sustentable?

      En esta ultima década, varios han sido los ensayos para lograr la colectivización de la propiedad privada; con los consabidos éxitos y fracasos. Sin embargo, parece increíble que a pesar de muchos esfuerzos, no hemos logrado fundamentar y documentar una nueva doctrina económica social, viable y sustentable.



     Como referencia, tomemos nuestro antiguo Código de Comercio Venezolano, vigente desde 1955., el mismo determina las normas, principios, y formalidades necesarias para el desarrollo de todo un sistema económico, sustentada en organizaciones donde básicamente la prioridad es el capital.

     Es sorprendente, como este antiguo compendio de normas; se ha convertido en los molinos de viento de nuestra quijotesca transición. Invertimos recursos, esfuerzo y tiempo en domar y disciplinar, las consecuencias negativas de su doctrina; pero mantenemos indeleble su influencia en nuestras escuelas y universidades. 

    Si la transición debe eliminar el Código de Comercio Venezolano; mi respuesta tajante es no., sin embargo es necesaria y urgente  disminuir su influencia, mediante su reforma. Un proceso que debe llevarse de forma gradual y progresiva. 

   Relevar a los actores del capital  a su mínima expresión, y priorizar los principios de una economía social sustentable, privilegiando por una parte a las organizaciones sociales donde el estado no participa directamente, como los concejos de trabajadores, los concejos comunales, las cooperativas sociales, las asociaciones civiles sin fines de lucro, los fondos mutuales, las cajas de ahorro y demás y por otra parte, a las organizaciones donde el Estado ha definido nuevas formas de propiedad social, tal como las empresas de producción social o de propiedad social.  

    Que ponemos en riesgo la contribución de los actores del capital en el gasto social, mediante los impuestos ?., he de señalar, que actualmente las organizaciones sociales  han comprendido la importancia de su contribución en el desarrollo de nuestra transición, mediante la figura de los impuestos ordinarios a la par de contribuir al desarrollo del comercio justo. 

 Dejemos, pues de invertir en soluciones a corto plazo; y proyectemos hacia el futuro, hacia un Código de Economía Social. De esta manera garantizamos que muchos de los modos económicos viciados, como la especulación, fruto de la antigua doctrina económica del capital; se conviertan en un problema permanente de índole nacional.

miércoles, 17 de junio de 2015

LA TRANSICIÓN: ¿Contra atacando la transculturización, mediante el ejercicio de la doctrina socialista bolivariana del siglo XXI ?

  La transculturización, hija de la globalización, es un fenómeno que por muchos años ha logrado la perdida del venezolanismo y ha contribuido al desprecio de nuestras raíces patrias y a la implantación de valores individuales propios de una economía liberal.


   Las consecuencias de esta invasión perversa y silenciosa, lo observamos en nuestros jóvenes, renuentes a la transición que manchan nuestros símbolos patrios e incendian nuestras instituciones, mientras disfrutan de bebidas y alimentos de patentes trans nacionales.  

  Es necesario un verdadero contra ataque, a este mortal enemigo de nuestras raíces y valores históricos; y la clave de esto, no es mas que el ejercicio de la "doctrina social bolivariana". Ahora bien, el termino "bolivariano"; es el reflejo de nuestra herencia, costumbres, fortalezas y máximas aptitudes y habilidades que nos hacen un país heroico, fruto de un rico mestizaje y una gloriosa herencia histórica; y colocarlos en su justo lugar, y dándole su justo valor; relevando la transculturización a su mínima expresión. 

   La doctrina social bolivariana, era un  ejercicio constante de nuestro comandante supremo en casi todas las alocuciones presidenciales, y en cuanta reunión o encuentro el era protagonista. La misma permitían a nuestra población; identificar las bondades de la doctrina social bolivariana, en la actividad de relevar al soberano, los recursos y herramientas necesarios para su gestión política y económica, a la par de sentirse identificado con sus raíces y acerbos históricos.  


   La doctrina social bolivariana, facilita el logro de una gestión comprometida con el interés colectivo; muy por encima de los intereses individuales, ensalzando en todo momento, la ética socialista y nuestros valores y raíces históricas. La misma se convierte en piedra angular de la conciencia social bolivariana, de nuestra naciente transición y punta de lanza en contra de ese enemigo silencioso pero cruel y efectivo, como es la transculturizacion. 

  Las empresas de producción social; deben ante todo, producto de la doctrina social bolivariana, llevar como bandera, la gestión honesta y responsable de sus recursos, propia del ejercicio de la ética social. Ellos aparte de ser los protagonistas de la simbiosis empresa-comunidad; son también responsables de colaborar con el desarrollo de los distintos planes de la nación. Nuestro Comandante Supremo, evaluaba frecuentemente la gestión de dichas empresas, creando en ellas la conciencia de responsabilidad en el desarrollo de los proyectos sociales. Su celebre frase "ven aquí que tengo flor"; obligaban a nuestros gestores,  a pensar en función del interés nacional,  muy por encima de sus intereses individuales. 

La batalla de ideas es ahora, camaradas.... Bienvenido al ejercicio de adoctrinamiento del socialismo bolivariano y latinoamericano del siglo XXI. Tal como proclamo nuestro prócer, el Gral Jose Felix Rivas: "No podemos optar entre vencer o morir, es necesario vencer".
 




martes, 16 de junio de 2015

UNIDAD PATRIA + ALIANZAS ESTRATÉGICAS = DERROTA DEL CAPITALISMO


    Hablar de cambios, y vivir la experiencia, no es lo mismo. En estos momentos, donde estamos experimentando una guerra sin cuartel de todos los actores del sistema de capitales; debemos entonces recordar las palabras de nuestro comandante supremo, exigiendo de nuestra parte unidad y mas unidad. Esta reflexión, en su discurso póstumo,  nos indica la formula perfecta para afrontar con valentía y decisión, las batallas presentes y futuras, contra aquellos negados a el cambio.

   
Nuestro Comandante Supremo, en su último discurso; resalto dos herramientas esenciales que debemos considerar, para afrontar  la adversidad, ante la negación al cambio. 

 En primer lugar, la UNIDAD; yo la llamaría la UNIDAD PATRIA; porque involucra  a todo venezolano que se sienta comprometido con la transición. Apartar las diferencias, y pensar como uno solo. Una idea, una frase inspiradora un proyecto sencillo de asimilar; son elementos integradores. Nuestro plan de la patria, debe disgregarse y comunicarse para ser plenamente entendido por todos nosotros. Sacar con pinzas la acción a realizar que nos permita resolver, con seguridad y satisfacción los retos actuales y los que están por venir. . 

  En segundo lugar, las alianzas estratégicas; llámese MERCOSUR, EL ALBA, CHINA, RUSIA, LA CELAC, PETROCARIBE. Los proyectos conjuntos de empresas productivas, tecnificadas y cohesionadas bajo la doctrina de la transición. Que permitan el abastecimiento de los rubros necesarios para el normal desenvolvimiento de nuestra población. Solo así es posible la sustitución de  productos de consumo, de origen trans nacional, donde por lo general la materia prima es importada; y no es por casualidad, sus razones son de índole estratégico; por un producto regional, que sustituya a aquella; que nos garantice soberanía; y sobre todas las cosas; un verdadero control del timón hacia un socialismo, el cual consideramos como del siglo XXI. 

  La UNIDAD PATRIA Y LAS ALIANZAS ESTRATEGIAS SON DOS HERRAMIENTAS, el cual considero debe ser parte de un verdadero EQUIPO DE TRABAJO, verdaderos ESTRATEGAS COMPROMETIDOS CON LA TRANSICIÓN.

   Camaradas, consideremos la formula de nuestro comandante supremo. 
   
   

 

viernes, 12 de junio de 2015

LAS ALOCUCIONES PRESIDENCIALES: ¿Una institución hija de la transición?

Como patrimonio inalienable, fruto de la genialidad de nuestro Comandante Supremo, las alocuciones presidenciales, representaban un instrumento efectivo de RETROALIMENTACION, que permitían no solo la EVALUACION de la EFICIENCIA y EFICACIA, de los planes y proyectos en ejecución y los ya ejecutados, sino la necesaria interacción y vinculo afectivo entre EL SOBERANO, representado por LAS COMUNAS, y su DIRIGENCIA POLÍTICA, representado en este caso por los responsables de la transición.

   Las alocuciones presidenciales, como instrumento de gestión y control administrativa, es reconocido tanto por nuestros aliados como por nuestros mas acérrimos adversarios. Le permitían ha nuestro Comandante Supremo, evaluar "in situ"; la efectividad de la gestión de nuestros dirigentes tanto locales, como regionales; y realizar un diagnóstico de la eficacia de los planes nacionales. Mas de una vez ha tenido nuestro Comandante Supremo que rectificar y reconocer los errores. Una conducta que le permitía lograr la sinergia entre los representantes de las COMUNAS  y su DIRIGENCIA INMEDIATA. Alcanzando así, convertir fracasos en éxitos; a la par de manifestar  su evidente satisfacción y alegría; cuando recurría al canto, como formula de empatía y amor a su pueblo. 
   
   La institución de las alocuciones presidenciales, es una necesidad; se lo debemos a su memoria; y a su pueblo, una norma con carácter de Ley Ordinaria, que permita no solo al presidente, sino a cualquier dirigente comprometido con la transición la sagrada interacción con sus comunidades. No tan solo en nuestras capitales, sino en lo mas recóndito de nuestro territorio. Esta futura Ley ordinaria debe resaltar la importancia de las alocuciones presidenciales tanto en las comunas urbanas, como en la de las zonas  agropecuarias y pesqueras. Este instrumento debe aplicarse allí, donde no llegan los vehículos automotores, pero se encuentra una comunidad integrada, cohesionada y adoctrinada, producto de la transición.

   Es mucho lo que hay que trabajar camaradas.